Nuevas tendencias en seguridad: Drones

tendencias en seguridad

El avance de las tendencias de seguridad ha permito que cada vez sean más las herramientas usadas para la seguridad, y una de ellas es el uso de drones. Las herramientas que nos brindan los drones son infinitas: gestión de la calidad del aire, seguridad vial, seguimiento de especies en peligro de extinción, prevención y extinción de incendios, control meteorológico, publicidad, grabación de eventos deportivos, búsqueda y rescate de personas, entre otras.

Pero realmente una de las áreas donde ofrecen mayores opciones es a la hora de desempeñar funciones de seguridad y videovigilancia.

Hasta los momentos, el uso de drones para videovigilancia se ha vuelto muy frecuente en el control de fronteras, y sobre todo en el monitoreo de grandes espacios por parte de policía y fuerzas de seguridad, sobre todo a nivel militar y en funciones de espionaje. Sin embargo, desde hace algún tiempo su uso se ha venido incrementando en el sector de empresas de seguridad privada, pues es  una de las mejores opciones de videovigilancia para la protección y vigilancia de grandes espacios, gracias a su amplio campo de visión, velocidad y versatilidad.

¿Cómo funciona la videovigilancia en nuevas tendencias de seguridad?

 La videovigilancia por medio de drones es ideal para la protección y seguridad perimetral de superficies extensas. Es una solución eficaz y de alta resolución en cuanto a videovigilancia se refiere. La mayoría de los drones están equipados con cámaras de seguridad de alta resolución, con estabilizadores de imagen para garantizar su nitidez y neutralizar los movimientos del drone. Estas imágenes pueden transmitirse en tiempo real de forma inalámbrica hasta un equipo grabador de videovigilancia, para así garantizar la integridad de las imágenes para cuando sean necesarias.

Una de las funciones más interesantes de los drones, es que pueden programarse para que despeguen en horas establecidas, para que de manera pueda realizar tareas de seguridad y reconocimiento del terreno de forma automática. De igual forma puede manejarse en remoto por un operador.

Los drones, además de estar equipados con cámaras de vigilancia de alta resolución, visión nocturna (cámaras de vigilancia infrarrojas), y un GPS (para programar sus vuelos). Así mismo, los equipos más avanzados disponen de funciones de reconocimiento facial, una función que les detectar intrusos y accesos no autorizados. Muchos afirman que los drones son una de las aplicaciones con más futuro en el sector de seguridad y tendencias en seguridad, ya que estas aeronaves nos ofrecen un punto de vista único

Actualmente, en tendencias de seguridad todos los drones profesionales pueden ser pilotados de forma autónoma y además tienen la capacidad de dirigirse a la zona en las que se reporte el peligro. Una vez en el lugar de la emergencia, los drones son capaces de cubrir grandes extensiones de terreno en muy poco tiempo y mantener un enlace de vídeo en directo con la estación de tierra y con cualquier centro de seguridad en la zona, permitiendo una actuación rápida y eficaz. Otra interesante función de los drones, es que se puede definir un perímetro alrededor de unas instalaciones, mediante una serie de puntos de ruta para que la aeronave realice vuelos de vigilancia perimetral.

A medida que pasa el tiempo, y con el avance de la tecnología, los drones permiten nuevos usos y aplicaciones, y uno de los aspectos en los que existe más diversidad de usos es en las aplicaciones policiales o de seguridad. El uso de drones par la seguridad se está incrementando de manera exponencial en nuestra sociedad, ya que cada día son más las áreas de la sociedad que pueden verse beneficiadas mediante su uso.

En cuanto a la rapidez de respuesta, pueden variar según su marca y modelo. Algunos drones pueden alcanzar los 80Km/h y algunos cuentan con una autonomía de 3h y llegan a los 120Km/h. De igual forma, los drones cuentan con sensores y sistemas de control redundantes que pueden resistir el fallo de cualquiera de sus componentes. El avance tecnológico y las mejoras continuas en este sector, permiten ofrecer una garantía de seguridad y de éxito en las operaciones que se realicen.

Se pudo conocer a través de los medios de comunicación que recientemente se ha recurrido a los drones para resolver crímenes. Un ejemplo de esto, fue uno cometido hace 20 años: el del asesinato de una mujer cuyo cadáver se halló en las aguas del embalse de Wentwood, cerca de Newport, donde hicieron volar un drone, lo situaron justo encima de la escena del crimen, y obtuvieron imágenes con una calidad perfecta en HD.

Otro uso de los drones en el ámbito policial que se ha venido proliferando en los últimos años, es el del uso de drones para control de fronteras. Por ejemplo, en la conflictiva frontera entre Estados Unidos y México, se han realizado más de 10.000 vuelos con drones, con aeronaves tipo predator, que pueden detectar rápidamente las zonas con mayor número de actividades irregulares. Otro lugar donde también han empezado a utilizarse drones de seguridad, es en las fronteras de la Unión Europea.

Labores de rescate y búsqueda de personas

tendencias en seguridad

Por otro lado, otro de los usos que se le ha venido dando a los drones en los últimos años es en las labores de rescates de emergencia y búsqueda de personas desaparecidas, ya que a diferencia de los tradicionales helicópteros, los drones no tripulados son mucho más flexibles, y pueden llegar a lugares que, de otra forma serían prácticamente inaccesibles. Los drones se pueden desplazar por terrenos irregulares, y ofrecen una visión en alta definición que permite a los equipos de rescate pilotar los drones a través de ordenadores portátiles y otros equipos de control.

Así avanza la tecnología en materia de seguridad

Leyes para volar drones en Colombia

Desde septiembre de 2015 salió de manera formal la circular regulatoria 002 de la Aerocivil relacionada con el vuelo de drones en Colombia, ya sea de forma recreativa o con fines comerciales. Entre las reglas se destaca:

  • Solamente se permiten los vuelos de día y en condiciones meteorológicas que permitan ver la aeronave en todo momento.
  • Los drones no pueden tener un peso superior a 25Kg.
  • No se permite volar los drones cerca o sobre personas, ni cerca o sobre edificios.
  • No se permite el vuelo cerca de aeropuertos.
  • La altura máxima permitida de vuelo es de 152 Metros
  • La distancia máxima a la que se puede alejar el drone del operador o del lugar de despegue es de 750 metros.
  • No se permite volar en zonas restringidas del espacio aéreo
  • No se permite el vuelo en instalaciones militares, policiales, o centros carcelarios.
  • No se permite volar en un radio de 1.8Km de cualquier lugar en el que se encuentre el presidente, vice presidente u otras autoridades nacionales y extranjeras.
  • No  se pueden transportar animales
  • No se permite realizar vuelos cerca de cualquier aeronave tripulada.

 

Gracias a los avances tecnológicos con el transcurrir del tiempo estaremos más  familiarizados con el vuelo de los drones en urbanizaciones y comunidades de propietarios de gran extensión, desempeñando funciones de videovigilancia.

WhatsApp chat