Protocolo de seguridad para edificios ¿Qué contempla?

Cuando se vive en comunidad es indispensable establecer normas de convivencia y permanencia en espacios de uso común, con la finalidad de evitar inconvenientes entre vecinos. Además, el protocolo de seguridad para edificios es un instrumento que establece lineamientos útiles para protegerse como comunidad, de los riesgos externos a los que se pueda estar expuestos.

Como norma general, las asociaciones de vecinos, agrupadas en la administración de edificios, adoptan patrones de convivencia, que si bien deben estar apegados a las leyes vigentes en el país o en ciudad, también se ajustan directamente a las necesidades que existen en cada comunidad.

De manera que, no hay patrones establecidos para la definición de un protocolo de seguridad para edificios

Lo ideal es que este documento surja a partir de las impresiones de los habitantes del lugar, en acción conjunta con los asesores de una compañía de seguridad privada, y en estricto apego a la Ley.

Cuando se ordena la habitabilidad de un urbanismo recién construido, lo normal es que se genere un protocolo de seguridad para edificios a partir de las opiniones   de los integrantes de la comunidad.

 Este documento, si bien sirve de guía para establecer normas en favor de la seguridad, también debe estar sujeto a cambios y actualizaciones, de acuerdo con las necesidades específicas que se presenten en el lugar.

Si se debe comenzar a crear un manual de procesos de seguridad, es ideal contar con aforo importante de vecinos y asesoría legal. Igualmente, si se desea hacer cambios al documento contentivo del protocolo de seguridad para edificios, se debe contar con una cantidad representativa de los habitantes del lugar.

¿Por qué cumplir recomendaciones de seguridad en edificios?

protocolo de seguridad para edificios

Las normas son patrones de conducta que rigen como elemento de acción de personas o grupos de personas de manera general. Es decir, aquellos aspectos que sean establecidos como normas en una comunidad, deben ser acatados por todos los integrantes de la asociación.

De acuerdo con este planteamiento, podemos afirmar que la mejor manera de establecer reglas de conducta que permitan la correcta armonía de los procesos dentro de un edificio, es creando un protocolo para edificios. 

Estos documentos también suelen alimentarse de los protocolos de acción de las compañías de seguridad privada, en el caso de que el edificio esté siendo protegido por una empresa privada externa.

Sin embargo, para lograr que todos los vecinos cumplan las recomendaciones de seguridad en edificios, es indispensable que conozcan los aspectos contemplados en este protocolo. 

Como lo hemos referido anteriormente, estos documentos suelen levantarse a partir de la situación específica de cada comunidad. En otras palabras, estos protocolos no son iguales en todos los edificios, ni contemplan los mismos aspectos.

Sin embargo, algunos de los elementos que comúnmente se consideran a la hora de levantar normas internas de convivencia para vecinos y empresas de seguridad se tienen en cuenta estas variables: 

Accesos a la propiedad: Control de acceso para edificios

El control de acceso para edificios es un elemento trascendental a la hora de levantar un protocolo de seguridad para edificios, considerando que prevé la normativa que limitará el acceso de terceros al área residencial.

Quizá este sea uno de los aspectos más importantes de este protocolo, ya que, si bien cada vecino es libre de traer visitas a su propiedad, existen normas de uso para las áreas comunes que deben respetarse para garantizar el bienestar colectivo. 

Entre las normas establecidas suelen considerarse horarios para visitas, uso discreto de equipos musicales, horarios para fiestas nocturnas, algunas restricciones con la entrada de ciertas mascotas, e inclusive la reserva de derechos de admisión de personas vinculadas con algún tipo de delito.

También se suele solicitar a los propietarios que traerán invitados por tiempo prolongado, especialmente si estos tendrán llave o libre acceso a áreas comunes, que se notifique previamente a los miembros de la administración o compañía de seguridad encargada del control de acceso para edificios.

sistemas de seguridad para conjuntos residenciales

Contratación de compañías de seguridad para conjuntos residenciales

Otro de los aspectos que con frecuencia se contemplan en el protocolo de seguridad es la contratación de compañías de seguridad privada para el control y vigilancia del área habitacional.

La contratación de empresas de seguridad privada es muy recomendada para edificios, conjuntos residenciales grandes y viviendas compartidas, considerando que ofrecen asesoría profesional y el servicio de expertos certificados en asuntos de seguridad.

Cuando los condominios establecen la contratación de compañías de seguridad para el resguardo del área común se libran de responsabilidades y a su vez garantizan la tranquilidad y armonía de todos los vecinos.

En algunas normas de convivencia para conjuntos residenciales se establecen también lineamientos para la contratación de compañías de seguridad; como trayectoria, años de experiencia comprobable, validación de certificados del personal, entre otros aspectos.

protocolo de seguridad residencial

Reglamento interno para guardas de edificios

La mayoría de los conjuntos residenciales con más de cinco familias se inclinan hacia la contratación de vigilancia humana para delegar el aspecto de seguridad en manos de los más capacitados.

Sin embargo, lo más recomendable es combinar la seguridad física con la automatización de edificios, a fin de alcanzar mejores resultados en el plan integral de seguridad. 

Es importante destacar en este aspecto que, la mayoría de los guardas de seguridad que dependen de una compañía privada, se manejan de acuerdo con lo establecido en su manual de trabajo para vigilantes. Este documento especifica todos los protocolos que deben seguirse en caso de algún robo o siniestro en el urbanismo.

Sin embargo, los propietarios, miembros de condominios y juntas de vecinos, están en el derecho de solicitar a los vigilantes que a su vez cumplan con las normas establecidas en el manual de convivencia de los vecinos.

Estas normas suelen incluir horarios de trabajo, restricción de ingreso en ciertas áreas, normas del uso de la garita y equipos de seguridad, entre otros. 

Protocolo de mudanza para vecinos de edificios

En los documentos de uso y disfrute de las instalaciones comunes suelen considerarse además las normas para las mudanzas y el ingreso de equipos pesados, especialmente si estos pueden ocasionar daños a equipos comunes como ascensores.

Dado a que las mudanzas también suelen ser ruidosas o incómodas, por lo general se contemplan normas para realizarlas a ciertas horas o, en su defecto, evitar hacerlo los fines de semana.

También podría normarse el paso de camiones, materiales de construcción e inclusive personal ajeno al edificio. Se solicitaría a los vecinos contar con los permisos correspondientes y notificar a los involucrados sobre los cambios en su residencia. 

puertas de seguridad para conjuntos residenciales

Protocolo de prevención contra incendios

También en el protocolo de seguridad para conjuntos residenciales se hacen recomendaciones generales para evitar incendios en el área de convivencia común e inclusive en la propiedad privada. 

Entre los aspectos más resaltantes considerados en este apartado destaca la prohibición de guardar material inflamable (bombonas de gas, gasolina, pólvora) el uso de velas y el mantenimiento de equipos eléctricos que estén propensos a cortocircuitos.

Si necesita elaborar un protocolo de seguridad para edificios contáctenos haciendo clic aquí. Podemos ayudarle.

WhatsApp chat