Funciones de los escoltas de seguridad: Descúbrelas

Entre las funciones de los escoltas de seguridad figura como objetivo principal el acompañamiento, defensa y protección de personas determinadas, para impedir que sean objeto de agresiones o actos delictivos; es decir, cuidar su integridad física. Por eso, queremos contarte cuáles son las funciones de los escoltas de seguridad.

escolta de personas

Los escoltas protegen a personas que están más expuestas a ser víctimas de actos delictivos, como políticos, empresarios, personas famosas entre otros, encargándose de que nadie se acerque o moleste o pueda poner en riesgo a sus escoltados en sus hogares, en lugares públicos o durante sus viajes, permaneciendo siempre cerca de sus clientes, y observando cuidadosamente el entorno para poder detectar algún signo de peligro, o amenaza para la seguridad de su escoltado.

De ser detectada una amenaza, un escolta de seguridad aleja a la persona del peligro de forma calmada y seguridad, y de ser necesario, se debe defender físicamente a los  escoltados para detener a un agresor

¿Cuáles son las funciones principales de un escolta de seguridad?

Pues en primer lugar, un escolta de seguridad debe evaluar y tratar de minimizar el riesgo de que sus escoltados, y hacer frente a cualquier conflicto o peligro que se produzca. Los escoltas de seguridad deben proteger a las personas frente a cualquier tipo de peligros o de personas que los aborden con alguna mala intención y sin permiso.

Un escolta privado debe seguir a su escoltado mientras realiza sus actividades diarias, de trabajo y mientras desarrollan su vida social. En algunas ocasiones, un escolta de seguridad también debe proteger a la persona en su hogar dependiendo los riesgos a los que se enfrenten en cada caso. Las funciones principales de un escolta de seguridad privada son:

-Evaluar y minimizar riesgos.

-Planificar rutas de escape

-Comprobar los lugares frecuentados.

-Estar permanentemente alerta ante cualquier peligro

-Hacer frente y tratar los conflictos.

En ocasiones, los escoltas deben visitar con antelación los lugares donde su escoltado quiere acudir, donde deben comprobar la seguridad, los accesos y salidas y, a veces, hasta rastrear la zona para evitar posibles dispositivos de escucha o hasta explosivos. Por otro lado, cuando protegen a la persona en su hogar, también pueden encargarse de la recepción de correos, el control las visitas, gestión de las llamadas telefónicas y hasta controlar el sistema de alarma.

¿Quiénes pueden llevar a cabo funciones de los escoltas de seguridad?

Para ser escolta privado, la persona debe cumplir una serie de requisitos, que pueden variar incluso según cada país. En primer lugar el rango de edades ideales  para ser escolta privado es entre 18 y 55 años de edad.

Por otro lado, entre las funciones de los escoltas de seguridad está que debe poseer la  aptitud física y la capacidad psicológica para el ejercicio de las funciones. Una aptitud física que permita actuar en situaciones de riesgo, para esto se debe tener una estatura mínima de 1,70 metros, los hombres, y 1,65 metros, las mujeres; y una capacidad psicológica para conocer cómo controlar cada situación que se pueda presentar.

Un escolta de seguridad debe tener las siguientes aptitudes:

-Atento a detalles.

-Sabes mezclarse profesional y discretamente con el estilo de vida de su cliente.

-Poder evaluar riesgos y ser totalmente consciente del peligro.

-Ser ingenioso y observador.

-Mantener su condición física en forma.

-Saber mantener la calma y trabajar bajo presión

-Tener la capacidad de actuar con rapidez y decisión.

-Ser flexible a la hora de resolver problemas.

-Tener conocimientos sobre primeros auxilios

-Tener capacidad de planificación y organización.

– Saber trabajar bien en equipo.

-Saber usar la comunicación verbal.

-Poseer respeto por la confidencialidad de sus clientes.

-Conocer detalladamente las leyes relacionadas con la protección de las personas.

-Saber luchar sin armas.

-Tener habilidad para conducir.

-Poseer conocimientos para el manejo de armas.

¿Se debe realizar curso de escolta para poder tomar ese tipo de trabajos?

Para muchos casos, se vuelve sumamente necesario que la persona interesada en convertirse en escolta de seguridad realice  cursos previamente, para instruirse en áreas como defensa personal y uso de armamento.

Además, como mencionamos anteriormente, un escolta de seguridad debe poseer el conocimiento de las distintas leyes establecidas respecto a temas de seguridad, que varían según cada país.

Un escolta de seguridad debe aprender a diseñar, evaluar y poner en marcha distintos planes de seguridad personal, además de conocer el manejo de metodologías y matrices de planificación que deben ser aprendidas en entrenamientos formales y especializados.

Es importante resaltar que El 90% del trabajo del escolta consiste en la planificación en función de la prevención, y  el otro 10% en la puesta en marcha de acciones reactivas frente a situaciones peligrosas.

funciones de los escoltas de seguridad

¿Qué errores debe evitar un escolta de seguridad privada?

  1. No entrenarse periódicamente:

Como todo lo que aprendemos alguna vez, lo que no se practica se olvida. Por eso, es recomendable que los escoltas de seguridad realicen cursos de actualización, y diseñando programas de mantenimiento de manera constante y regular. Cuando no se mantiene un entrenamiento constante, un escolta de seguridad tiende a cometer errores que pueden ser letales como:

-Perder la malicia y el rigor de los procedimientos.

-Tiende a confiarse demasiado

-Mantiene bajo nivel de atención a lo que sucede a su alrededor

-Puede tener descoordinación con su compañero durante emergencias

-Pierde la habilidad con armas.

-Pierde la condición física.

 

  1. Ser un escolta multiuso

Muchas veces el cliente asigna funciones al escolta que se salen de sus funciones, tales como el ser mensajero personal, cargador de equipajes, chofer de la pareja, quien cuida las mascotas, lava el carro y hasta jardinero. Esto no tiene nada que ver con su trabajo, y lo que hace es distraer al escolta de realizar sus tareas fundamentales: planificar, observar y tener capacidad de respuesta en cualquier situación de riesgo que se presente.

  1. Que su protegido no siga los procedimientos

Sabemos que para muchas personas que no estén acostumbradas a la protección de un escolta, al principio puede resultar extraño incluir a un escolta en la vida cotidiana, pues el escolta será la sombra del protegido, conocerá su rutina, hábitos, personas cercanas y hasta intimidades que no siempre son cómodas.

Si la persona comienza a sentirse incómoda con la protección del escolta, puede tender a realizar actos que se salgan del protocolo de seguridad, como evitar que lo acompañen a determinados lugares, obligándolos a permanecer en el carro o lejos del sitio en el que permanece.

Este tipo de acciones ponen en riesgo la seguridad del escoltado.

  1. No saber identificar cuando se necesita más de un escolta

En muchos casos, es necesario más de un escolta según las necesidades del escoltado, pues es difícil cuidar el automóvil y a la persona al mismo tiempo (teniendo en cuenta que ninguno de los dos debe quedarse sin vigilancia).

El trabajo en equipo, con un protocolo de seguridad establecido, permitirá mejores reacciones a la hora de que se presente cualquier situación de riesgo y que el escoltado salga ileso.

  1. Una carga horaria excesiva

Debemos evitar ponerle al escolta de seguridad una carga horaria excesiva, pues para este tipo de trabajos, el escolta debe estar descansado y al 100% de su capacidad física y mental. Recordemos que el trabajo de un escolta de seguridad muchas veces es monótono y rutinario, y si además de esto está cansado, será mucho más fácil tomarlo por sorpresa.

Muchos delincuentes tienden a llevar a cabo secuestros y atentados antes de llegar al hogar al final del día, pues a esta hora es cuando precisamente los niveles de alerta están más bajos.

Opta siempre por contratar escoltas provenientes de una empresa de seguridad

Debemos tener en cuenta que cuando hablamos de protección de personas, esta exige, además de un amplio conocimiento de la actividad, la estructura de una empresa con experiencia y capacitada para responder a las demandas de seguridad que la actividad de los protegidos genera.

Mira quien necesita escoltas de seguridad 

Para que un escolta pueda ejercer su profesión, deben ser entrenados física y psicológicamente, para que puedan afrontar todos los peligros de sus labores. Por eso es importante que los escoltas de seguridad que contrates provengan de una empresa con experiencia en el mercado.

En AC+Seguridad tenemos la experiencia necesaria en la protección de personas, ofreciendo a nuestros clientes un servicio de seguridad altamente eficaz, con los medios tecnológicos más avanzados del mercado. Cada uno de nuestros planes de protección están cuidadosamente diseñados para brindar a nuestros clientes la mejor protección al instante.

Cada  uno de los escoltas de AC+Seguridad, son escogidos mediante un riguroso y exigente procedimiento de admisión, y posteriormente formados y entrenados para garantizar protección y seguridad a nuestros clientes.

Si deseas contratar funciones de los escoltas de seguridad haz click aquí.

 

 

¿Te sientes inseguro en la calle, en el trabajo o hasta en tu residencia? El peligro asecha. Protégete con nuestros escoltas de seguridad. Llena este formulario y recibe ahora mismo información sobre la contratación de nuestros servicios.

 

 








WhatsApp chat